Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on sep 13, 2013 in La Magic Line del K2, Valentín Giró

Jordi Corominas, “Coro”, un verdadero purista del alpinismo

Jordi Corominas,

Jordi Corominas, “Coro”, es capaz de adentrarse en situaciones límite y regresar sano y salvo

 

En junio del año 2004 un pequeño equipo de cinco alpinistas – Óscar Cadiach, Manel de la Matta, Jordi Tosas, Jordi Corominas y Valentín Giró – partimos, rumbo a Pakistán, con un gran sueño a cuestas: escalar el K2, la “Montaña de las montañas”, por la vía Magic Line. Con sus 8.611 metros de altura el K2 no es únicamente la segunda cumbre más alta de la tierra. Su desnivel y verticalidad la convierten en el único ochomil que permite divisar, desde el Campo Base, a un alpinista que esté situado en la misma cumbre. Se dice del K2, por su dimensiones, que es una montaña que empieza donde otras acaban. Estimado lector, a través de mi Blog quiero compartir contigo esta historia que ha marcado mi vida para siempre, por lo que viví y aprendí, pero, sobre todo por lo que en ella perdí. La historia de la Magic Line del K2 narra cómo cinco alpinistas que compartían unos valores se entregaron para hacer realidad un ambicioso sueño. Espero poder transmitirte fielmente todo esto y mucho más a lo largo de sucesivos posts que iré publicando.

Es capaz de adentrarse en situaciones límite y regresar sano y salvo

“Con Coro me aventuraría hasta el mismísimo infierno y estoy seguro, muy seguro, de que de ahí regresaríamos. Coro es una persona muy reservada, excesivamente para algunos. Sin embargo, es el mejor compañero que puede uno tener en este mundo.”

Declaraciones de Jordi Tosas, en El Periódico, “El guardián del infierno”, Emilio Pérez de Rozas, 19 agosto 2004.

Coro es un hombre silencioso y un verdadero purista del alpinismo, entendido como ámbito de conexión del individuo consigo mismo a través del desafío y la comunión con la Naturaleza. Me hace pensar en Messner en ese sentido, por su solidez y su autonomía natural para enfrentarse en solitario a la montaña, de una forma muy limpia y con un equilibro emocional y una disciplina absolutos. Coro es capaz de superar situaciones límite — sobrehumanas incluso — ante las que se confirma una y otra vez como un fuera de serie. Esas cualidades le han valido el sobrenombre en el ámbito periodístico de “guardián del infierno”, que habla por sí mismo de la excepcionalidad de sus capacidades en entornos extremadamente hostiles, donde adentrarse y regresar sano y salvo está reservado solo a los más preparados.

Me viene a la cabeza aquí el rescate absolutamente sobrehumano que hizo de Jordi Tosas cuando éste se vio golpeado en la cara por un bloque de piedra que impactó directamente sobre él y casi lo mata. Ocurrió en 1999 escalando una difícil vía en el Himalaya y, tras el accidente, Coro escaló rápidamente hasta Jordi, que estaba inconsciente y con el rostro casi arrancado de cuajo, le taponó como pudo las graves hemorragias y se lo subió a sus espaldas, destrepando con él hasta el pie de vía y cargándole durante casi dos días hasta la aldea más cercana.

Como Tosas, Coro es guía profesional de alta montaña, de un altísimo nivel y con un historial admirable. Ha equipado y escalado innumerables montañas en nuestro país y en todo el mundo, siempre buscando las vías más difíciles. Entre sus gestas más importantes en el ochomilismo destacan la cumbre del Dhaulagiri y, sobre todo, el propio K2 por la Magic Line, ambas en solitario y sin oxígeno. En 1995 fue galardonado con el Piolet de Oro (lo más parecido a los Óscars del alpinismo) por la apertura en 1994 de la nueva vía Kundalini al Meru Norte y la repetición, en el mismo año, de la ruta Bonington-Fotheringham al Shivling junto a Simón Elías y los hermanos Juan Carlos y Germán Bahíllo. En 2004 recibió de nuevo el Piolet de Oro, esta vez compartido por todos nosotros, concedido a nuestra expedición al K2 por la Magic Line. En el año 2007 ganó el Premio de la Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada (FEDME) junto a Oriol Baró, por la primera ascensión de la Cara Oeste del Siula Chico, un seismil en Perú, con nada menos que seis vivacs en la pared.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>