Pages Menu
Categories Menu

Posted by on Ago 14, 2013 in La Magic Line del K2, Valentín Giró

El K2 (8.611 m), un símbolo del Himalayismo

El K2 (8.611 m), un símbolo del Himalayismo

Messner fue quien dibujó por vez primera la Magic Line, la arista más elegante y difícil del K2

 

En junio del año 2004 un pequeño equipo de cinco alpinistas – Óscar Cadiach, Manel de la Matta, Jordi Tosas, Jordi Corominas y Valentín Giró – partimos, rumbo a Pakistán, con un gran sueño a cuestas: escalar el K2, la “Montaña de las montañas”, por la vía Magic Line. Con sus 8.611 metros de altura el K2 no es únicamente la segunda cumbre más alta de la tierra. Su desnivel y verticalidad la convierten en el único ochomil que permite divisar, desde el Campo Base, a un alpinista que esté situado en la misma cumbre. Se dice del K2, por su dimensiones, que es una montaña que empieza donde otras acaban. Estimado lector, a través de mi Blog quiero compartir contigo esta historia que ha marcado mi vida para siempre, por lo que viví y aprendí, pero, sobre todo por lo que en ella perdí. La historia de la Magic Line del K2 narra cómo cinco alpinistas que compartían unos valores se entregaron para hacer realidad un ambicioso sueño. Espero poder transmitirte fielmente todo esto y mucho más a lo largo de sucesivos posts que iré publicando.

Messner fue quien dibujó por vez primera la Magic Line, la arista más elegante y difícil del K2

De ese abismo de hielo y roca que es la cordillera del Karakorum surge nuestra majestuosa montaña, el K2, cuya extrema dificultad de ascenso le ha otorgado una siniestra reputación. En el techo del mundo ella eleva con elegancia su poliédrica belleza hasta los 8.611 m de altura. Ningún alpinista puede resistirse a la fascinación y al escalofrío que genera la sola mención de su nombre, una letra y un número que abren las puertas del cielo y del infierno. El K2 es el símbolo mismo de lo indomable y su historia figura en la mente de cualquier alpinista, a través de narraciones épicas de escalada y en forma de imágenes en sus recuerdos o en sus sueños. Pensar en el K2 es acercarse a algo más que a una montaña, ya que se trata de un símbolo y de uno de los grandes mitos del alpinismo.

Y fue precisamente el innovador Reinhold Messner quien, en 1979, dibujó por vez primera la vía que llamó “Magic Line”, y que recorría el pilar SSO del K2, la arista más elegante y difícil de la segunda montaña más alta y probablemente la más comprometida de la Tierra. Aunque se adentró en ella, Messner no logró hacer cumbre por la Magic Line y tuvo que abandonarla y optar por la vía normal (el espolón SSE de los Abruzzos, la vía original ascendida por los italianos en 1954), dejando el sueño en manos de otros alpinistas audaces que asumirían el reto a lo largo de los años. Y no fue hasta el año 1986 cuando la cordada formada por el checo Bozik y los polacos Piasecki y Wróz consiguieron, por primera vez, abrir la Magic Line hasta la cumbre del K2.

Desde entonces no se había vuelto a escalar el K2 por esta mítica vía, hasta que nuestra expedición logró en el verano del 2004 reabrir de nuevo aquella línea mágica hasta la cumbre. Una expedición que ha marcado nuestras vidas y de la que, desgraciadamente, regresamos sin la verdadera “foto de cumbre”, la de todos los miembros del equipo reunidos de nuevo en el Campo Base tras el éxito del ataque.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *