Pages Menu
Categories Menu

Posted by on Sep 20, 2013 in La Magic Line del K2, Valentín Giró

El proyecto arranca con la fase de planificación

El proyecto arranca con la fase de planificación

Jordi Corominas y Valentín Giró comprobando el sistema de comunicaciones de la expedición K2 Magic Line, durante los preparativos realizados en Islamabad

 

En junio del año 2004 un pequeño equipo de cinco alpinistas – Óscar Cadiach, Manel de la Matta, Jordi Tosas, Jordi Corominas y Valentín Giró – partimos, rumbo a Pakistán, con un gran sueño a cuestas: escalar el K2, la “Montaña de las montañas”, por la vía Magic Line. Con sus 8.611 metros de altura el K2 no es únicamente la segunda cumbre más alta de la tierra. Su desnivel y verticalidad la convierten en el único ochomil que permite divisar, desde el Campo Base, a un alpinista que esté situado en la misma cumbre. Se dice del K2, por su dimensiones, que es una montaña que empieza donde otras acaban. Estimado lector, a través de mi Blog quiero compartir contigo esta historia que ha marcado mi vida para siempre, por lo que viví y aprendí, pero, sobre todo por lo que en ella perdí. La historia de la Magic Line del K2 narra cómo cinco alpinistas que compartían unos valores se entregaron para hacer realidad un ambicioso sueño. Espero poder transmitirte fielmente todo esto y mucho más a lo largo de sucesivos posts que iré publicando.

Una vez establecido el quién para el qué y el cuándo, se inicia el proceso de preparación

En cualquier proyecto ambicioso y difícil que se emprende, como era nuestra expedición al K2 por la Magic Line, se impone una fase larga, necesaria y exigente, de planificación y preparación. Una vez acordada la fecha de partida, y la nuestra era el mes de junio de 2004, todos los esfuerzos se iban a centrar en lograr estar preparados para iniciar el viaje. En alpinismo se habla de la “aproximación” para referirse al camino que te lleva hasta la montaña, generalmente al camino que emprendes desde que dejas tu ciudad y empiezas a viajar hasta alcanzar los pies de la montaña, el Campo Base. Para mí ésa es una segunda fase de la aproximación entendida en un sentido más amplio, y que se inicia ya con la primera acción cuando, con el horizonte de un objetivo común y unas fechas, se emprende un proceso complejo de preparación que, durante meses, te va acercando paso a paso a la montaña y convierte su cumbre en un sueño posible, en una utopía real.

En la etapa de planificación intervinimos sobre todo Óscar, Manel y yo. En aquellos meses previos a la expedición los jordis estaban trabajando en Benasque y en otros lugares, guiando con clientes. Su papel recaería, sobre todo, en la contribución técnica en la montaña. Yo me centré, especialmente, en gestionar todo lo relacionado con el patrocinio y la comunicación de la expedición, apoyado también por Óscar y Manel , que se dedicaron, principalmente, a la planificación de la escalada y su logística.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *