Pages Menu
Categories Menu

Posted by on Abr 1, 2013 in Liderazgo basado en valores, Valentín Giró

La arrogancia genera antagonismo y desconfianza

La arrogancia genera antagonismo y desconfianza valentin giro autor consultor trainer alpinista

¿Qué comportamientos muestran arrogancia?

 

Estas reflexiones parten de los aprendizajes y programas de formación que Valentín Giró realiza como Consultor de Axialent, empresa creada por Fred Kofman especializada en el desarrollo del liderazgo y procesos de cambio cultural en las organizaciones. Fred Kofman es además el autor de Metamanagement y Conscious Business.

¿Qué comportamientos muestran arrogancia?

La actitud de arrogancia lleva a una persona a considerar que su percepción de la realidad es LA realidad- en mayúsculas –, que ve las cosas tal y como “realmente” son. Se autocalifica como un ser totalmente racional, no sujeto a las emociones, y piensa que la mayoría de las personas son subjetivas y sus puntos de vista resultan estrechos y son frecuentemente erróneos.

Cree además que, cuando algo sale mal, los responsables deben ser debidamente castigados. Considera que es importante invertir esfuerzo en determinar quién ha sido el culpable de algo y piensa que el temor al fracaso, tanto en la vida como en el trabajo, es la única vía para alcanzar el éxito.

La arrogancia resulta abusiva y autoritaria, genera antagonismo y desconfianza, temor, cinismo y resentimiento. La arrogancia se muestra a través de los siguientes comportamientos:

  • Los objetivos “correctos” se establecen e imponen de forma unilateral, sin perder el tiempo definiendo metas comunes.
  • Cambiar de idea es signo de debilidad y se trata de derrotar a los enemigos, a los que se oponen a nuestras opiniones.
  • Se exponen únicamente los hechos y las opiniones que apoyan nuestros argumentos y se ocultan aquellas que los contradicen. Incluso se presentan las propias opiniones como hechos. La única información relevante es la que nos ayuda a convencer a los demás de que estamos en lo correcto.
  • Se amenaza incluso a las personas con sufrir determinadas consecuencias si no se ajustan a nuestras instrucciones.
  • Se considera que en el trabajo riguroso y bien hecho se debe rehuir de las emociones, y su expresión se considera como un signo de incompetencia y debilidad.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *