Pages Menu
Categories Menu

Posted by on Ene 4, 2013 in La Magic Line del K2, Valentín Giró

Valentín Giró en la expedición al K2 por la Magic Line

Expedicion al k2 Magic Line Camp-2 Eagle nest - Valentín Giró consultor alpinista autor trainer

Campo 2 Eagle’s nest. © Expedición K2 Magic Line 2004

Esta historia ha marcado mi vida para siempre. Por lo que viví y aprendí, pero, sobre todo, por lo que en ella perdí. Ciertamente, regresé del K2 con un sentimiento muy agridulce que me llevó un buen tiempo procesar. En la distancia que el tiempo proporciona, he comprendido cómo la Magic Line del K2 me ha forjado como persona.

Es esta una pequeña historia que narra cómo unas personas que compartían unos valores se entregaron para hacer realidad un ambicioso sueño. Como muchas otras historias, probablemente, que narran también algo similar. Lo más valioso que para mí tiene esta experiencia que tuve la fortuna de vivir en primera persona, es probablemente su sencillez. En un lugar tan atractivo y a la vez tan severo como la Magic Line del K2 las cosas se tornan más sencillas y reales, más “binarias”: o son o no son, es difícil ocultarse o mostrarse distinto a cómo en realidad uno es. Y es que vivir la vida siendo conscientes de cómo somos y de qué forma decidimos afrontar los desafíos que ella nos presenta nos hace mejor como personas. Espero poder transmitirte fielmente todo esto y mucho más a lo largo de sucesivos posts que iré publicando.

El sueño de escalar el K2

En junio del año 2004 un pequeño equipo de cinco alpinistas – Óscar Cadiach, Manel de la Matta, Jordi Tosas, Jordi Corominas y Valentín Giró – partimos, rumbo a Pakistán, con un gran sueño a cuestas: escalar el K2, la “Montaña de las montañas”, por la vía Magic Line. Tras ocho meses de intensa preparación, nuestra expedición enfilaba, por fin, su objetivo en la cordillera del Karakorum, en el extremo occidental del Himalaya.

Con sus 8.611 metros de altura el K2 no es únicamente la segunda cumbre más alta de la tierra. Su desnivel y verticalidad la convierten en el único ochomil que permite divisar, desde el Campo Base, a un alpinista que esté situado en la misma cumbre. Se dice del K2, por su dimensiones, que es una montaña que empieza donde otras acaban.

Entre las distintas rutas que llevan a su cumbre, probablemente sea la Magic Line la más esbelta y vertical vía de escalada; también la más difícil y estética de todas las trazadas en el K2. Descubierta por el alpinista Reinhold Messner en 1979, esta vía contaba en el año 2004 con una única ascensión lograda por una expedición checo-polaca el día 3 de agosto de 1986.

Nuestro plan consistía en escalar sin sherpas ni porteadores de altura, sin emplear oxígeno suplementario, progresando en la vía de forma autónoma, sin la concurrencia de las numerosas expediciones que atacaban la montaña por la ruta original del Espolón de los Abruzzos. En el año 2004 se conmemoraba el 50o aniversario de la primera ascensión, lograda por los italianos Lino Lacedelli y Achille Compagnoni el 31 de julio de 1954, y eso atrajo a la montaña a un número excepcional de expediciones.

Con todos los campos de altura instalados, tras casi tres meses en la montaña, el día 16 de agosto nuestra expedición lanzaba el ataque definitivo a al cumbre del K2.

[Este relato continuará en siguientes posts]

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *