Pages Menu
Categories Menu

Posted by on Mar 18, 2013 in Liderazgo basado en valores, Valentín Giró

La responsabilidad como antídoto de la culpabilidad

La responsabilidad como antídoto de la culpabilidad valentin giro autor consultor trainer alpinista

Actuar con responsabilidad es el antídoto del victimismo y de la culpabilidad.

Estas reflexiones parten de los aprendizajes y programas de formación que Valentín Giró realiza como Consultor de Axialent, empresa creada por Fred Kofman especializada en el desarrollo del liderazgo y procesos de cambio cultural en las organizaciones. Fred Kofman es además el autor de Metamanagement y Conscious Business.

Asumir responsabilidad nos aleja del sentimiento de culpabilidad

Actuar con responsabilidad comporta asumir el poder que uno tiene para decidir y ser dueño de sus propias respuestas. Ser artífices de nuestra propia vida nos exige también asumir los errores que cometemos y aprender de los mismos. Las consecuencias de lo que logramos y de lo que hacemos son, en definitiva, nuestras y evitamos así buscar o fabricar “chivos expiatorios” que tranquilicen, aparentemente, nuestra conciencia.

El victimismo se expresa a menudo través de la culpabilidad externa. Así, lo que a uno le sucede en la vida no es nunca fruto de sus propias decisiones y acciones sino consecuencia de “fuerzas externas” que lo condicionan. Los problemas no se reconocen como propios sino que son algo que lo “aplastan” a uno como si de objetos lanzados desde el exterior se trataran. Esta aparente “inocencia” ante las circunstancias conlleva una impotencia absoluta de reacción, haciendo del victimismo un estado de ánimo improductivo.

Este sentimiento nos instala en el desánimo, el pesimismo y la inacción, acercándonos al lamento y la frustración. Por el contrario, adoptar responsabilidad significa reconocer que tenemos alguna vía de acción para afrontar una determinada situación. Actuar con responsabilidad significa, por tanto, dejar de lado la búsqueda de culpables “externos”, reconociéndonos nosotros mismos como protagonistas de nuestra propia vida.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *