Pages Menu
Categories Menu

Posted by on Ene 15, 2015 in Momentum Himalaya, Valentín Giró

Lama Jigme, la autoridad religiosa de Sama

Lama Djimey

Momentum Himalaya es el nombre de una iniciativa de apoyo al emprendimiento social en la aldea de Sama, situada a 3,500 metros de altura en un remoto lugar del Himalaya Nepalí. Se trata de un proyecto que nació bajo la inspiración del alpinista Carlos Soria, que mantiene un vínculo especial con este lugar que lo acogió en su primera expedición al Himalaya.

Sama es un lugar especial por muchos motivos, además de la belleza lo envuelve y por ser el único núcleo habitado del Himalaya que descansa, literalmente, a los pies de un ochomil, el Manaslu (8.163 m), cuyo significado en sánscrito es “la montaña del espíritu”. Sama alberga también una pequeña escuela de educación primaria a la que acuden casi un centenar de alumnos. Una escuela que afronta, al igual que la mayor parte de los habitantes del pueblo, carencias de todo tipo para alimentar, formar y vestir a los alumnos.

Gracias a Carlos Soria nació Momentum Himalaya en el año 2011, con el objetivo de impulsar iniciativas locales que permitieran generar ingresos de forma recurrente y sostenible, para que una parte de estos recursos se reinvirtiera en la escuela de Sama. Valentín Giró forma parte del equipo de Momentum Himalaya y viaja periódicamente a Nepal para realizar trabajo de campo. Los posts que el autor irá publicando en las próximas semanas son una invitación para conocer de cerca la labor que se viene realizando en este maravilloso rincón del Himalaya.

Jigme nació en Sama en 1975. Su padre, Karma Lama fue durante años el líder religioso de Sama, una figura que tenía también representación política. Como eslabón sucesorio de este linaje, Jigme es el lama principal del pueblo de Sama. Ostenta la autoridad religiosa y está involucrado en la vida política y social del pueblo. Considerado como alguien influyente, es miembro del Village Development Committee (VDC), así como de las juntas directivas de la escuela y el “Health Post”, el precario centro de salud, de Sama.

A la edad de 7 años Jigme comenzó sus estudios budistas en el monasterio Pema Choling, en el pueblo de Sama, donde aprendió a leer y a escribir. A los 13 años sus padres lo enviaron a un monasterio de Katmandú para continuar sus estudios. A la edad de 16 años fue a otro monasterio al sur de la India para ampliar sus conocimientos, durante dos años más. Volvió después al monasterio de Katmandú donde continuó sus estudios hasta los 25 años, edad a la que regresó a Sama.

En su pueblo natal Jigme observó la labor de su padre y se involucró poco a poco con la comunidad. Fue entonces cuando estrechó lazos con Phurbu Tsewang, que ya trabajaba como maestro de la escuela de Sama. Desde que heredó el estatus de lama principal, Jigme ha puesto el énfasis en la educación de los jóvenes y en dar apoyo al grupo de mujeres de Sama. Jigme pertenece al linaje Yogui Lama y, a diferencia de otros monjes budistas, puede casarse y tener hijos.

Su esposa y sus tres hijas viven en Katmandú y esto hace que Jigme pase largas temporadas fuera de Sama ya que además viaja una o dos veces al año a Malasia y Singapur, donde imparte y recibe enseñanzas budistas y mantiene contacto con miembros influyentes de la comunidad budista. De esta forma ha logrado algo de apoyo financiero para la escuela y el pueblo de Sama. Jigme es también la única persona de Sama que ha viajado a Europa, en concreto a Dinamarca en el año 2011, donde participó en un seminario de enseñanzas budistas.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *