Pages Menu
Categories Menu

Posted by on Jul 1, 2013 in Liderazgo basado en valores, Valentín Giró

Las emociones básicas de dolor

Las emociones básicas de dolor

Tristeza, miedo, enojo y culpa

 

Estas reflexiones parten de los aprendizajes y programas de formación que Valentín Giró realiza como Consultor de Axialent, empresa creada por Fred Kofman especializada en el desarrollo del liderazgo y procesos de cambio cultural en las organizaciones. Fred Kofman es además el autor de Metamanagement y Conscious Business.

Tristeza, miedo, enojo y culpa

Las cuatro emociones principales de dolor son: tristeza, miedo, enojo y culpa. No es opcional no sentir estas emociones, pero entenderlas y atenderlas es algo que nos sirve. Cada una de estas emociones nos ofrece un mensaje que debemos saber leer para articular, a partir de ahí, una respuesta que sea productiva, que nos haga mejores como personas. Si, por el contrario, ignoramos o desatendemos el mensaje que nos brinda cada una de estas emociones, nos iremos lastrando por el sufrimiento y la insatisfacción.

  • Tristeza: Siento tristeza cuando percibo que perdí algo valioso para mí. La respuesta adecuada a esta emoción es la de recorrer un proceso de duelo que me permita darme cuenta y valorar lo que tuve y también lo que tengo, para reconstruir así la confianza en mí mismo y seguir avanzando. La depresión es el estado de ánimo que abono si ignoro el mensaje que me trae la tristeza y no respondo de manera adecuada a la misma.
  • Miedo: Siento miedo cuando percibo que estoy en riesgo de perder algo valioso para mí. El miedo es proyectivo y me permite pasar a la acción para protegerme y así reducir el riesgo de sufrir daños. Entendido así, el miedo se convierte en mi aliado. Si no respondo al miedo pro-activamente me veré paralizado y angustiado por el mismo.
  • Enojo: Siento enojo cuando percibo que alguien no respetó algo valioso para mí. La respuesta adecuada el enojo es reclamar la reparación del daño que percibo me han causado para así restablecer mi integridad personal y proteger mis valores. Cuando no atiendo el mensaje del enojo me instalo en el resentimiento, el odio y el rencor.
  • Culpa: Siento culpa cuando percibo que me comporté sin respetar mis propios valores. La respuesta adecuada que debo dar a la culpa es el arrepentimiento y el propósito de enmienda, para restablecer así mi integridad y reafirmar mis valores. Si no atiendo el mensaje de la culpa me instalo en el remordimiento y el rencor y el desprecio hacia mí mismo.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *