Pages Menu
Categories Menu

Posted by on Abr 6, 2013 in Liderazgo basado en valores, Valentín Giró

Las opiniones tóxicas

Las opiniones tóxicas

Sucede cuando disfrazamos nuestras opiniones como si fueran hechos

 

Estas reflexiones parten de los aprendizajes y programas de formación que Valentín Giró realiza como Consultor de Axialent, empresa creada por Fred Kofman especializada en el desarrollo del liderazgo y procesos de cambio cultural en las organizaciones. Fred Kofman es además el autor de Metamanagement y Conscious Business.

Sucede cuando disfrazamos nuestras opiniones como si fueran hechos

Un hecho resulta ser algo objetivo ya que puede ser descrito de una forma similar por dos observadores distintos. Los hechos son públicos y se perciben a través de los sentidos. Las opiniones, en cambio, se forman en la mente de cada uno de nosotros y se refieren a nuestras ideas personales sobre el mudo que nos rodea. Las opiniones hablan sobre todo de cómo somos, de cómo vemos e interpretamos la realidad que nos envuelve.

Una opinión es tóxica cuando se disfraza o disimula como un hecho. Se trata de juicios engañosos que de una manera más o menos “camuflada” utilizan el lenguaje de los hechos. Como todas las opiniones, estos juicios expresan una realidad subjetiva, pero ahora pretende presentarse como una realidad objetiva. Las opiniones tóxicas suelen provocar conflictos. ¿Cómo podemos “detoxificar” una determinada opinión? Veamos algunos ejemplos en los que, de un lado, se menciona una opinión tóxica y de otro lado se traduce esa misma opinión a una expresión sin toxicidad:

  • “Estamos perdiendo el tiempo” -> “No veo el valor de lo que estamos haciendo”
  • “Mi suegra es insoportable” -> “No sé cómo hacer para tener una mejor relación con mi suegra”
  • “Este proyecto no despegará” -> “No llego a entender la manera cómo puede avanzar este proyecto”
  • “! Esto es una estupidez!” -> “No comparto lo que dices”
  • “Esta idea no funcionará” -> “No alcanzo a entender cómo funcionará tú propuesta con este planteamiento”
  • “Te falta empuje” -> “No percibo empuje ni iniciativa por tú parte”
  • “Es un informe muy pobre” -> “Este informe carece, en mi opinión, de calidad”
  • “! Me pones enfermo!” -> “Me pongo enfermo con tú comportamiento”

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *