Pages Menu
Categories Menu

Posted by on Feb 23, 2015 in Aprender y aplicar, Liderazgo basado en valores, Valentín Giró

Liderazgo y management no son sinónimos

john kotter2

John Kotter, profesor de Harvard Business School y autor del best-seller «Leading change: Why transformation efforts fail»

Liderazgo y management no son sinónimos; lo primero tiene que ver con el cambio y la transformación y lo segundo con la eficiencia y la implementación. El líder es un arquitecto que construye y remodela el sistema y el manager se encarga de que el sistema funcione y funcione bien. Ambos son necesarios y complementarios, como apunta John Kotter, profesor de la Harvard Business School: “Too much management without enough leadership leads to too much stability and inward focus. This eventually results in stagnation, decline and probably the death of the organization. Too much leadership without enough management is also dangerous; the company lacks organizational capacity, operational discipline and efficiency, and the business can become very risky”.

El enfoque tradicional del management, resumido en el “hacer que otros hagan”, conlleva actividades como planificar, organizar y controlar. Este enfoque, que da buenos resultados en empresas jerarquizadas donde los empleados hacen tareas con un escaso margen para la creatividad, resulta bastante anacrónico hoy en día en un gran número de compañías. La investigación de Daniel Pink[i] indica que lo que mejor funciona, en casi todos los casos, es desarrollar la motivación intrínseca de los empleados, y describe este motivación en base a tres factores: autonomía, maestría y propósito.

El rol del manager en una cultura de responsabilidad sería pues limitado y crucial a la vez: debería crear, sostener y fortalecer las condiciones por las que las personas operan desde su motivación intrínseca. Esto implicaría, en primer lugar, contratar a las personas adecuadas – es decir, con valores alienados con el propósito de la compañía. Otorgar a estas personas, en segundo lugar, autonomía y responsabilidad en puestos y funciones adecuadas – donde podrán hacer aflorar todo su potencial. Y, en tercer lugar, crear las oportunidades de desarrollo para las personas con un desempeño excepcional. El manager responsable debería poner el foco en estas tres tareas, al tiempo que garantiza que la compañía cumple su propósito con eficacia y eficiencia.


[i] “Drive: The suprising truth about what motivates us”, Daniel H. Pink

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *