Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on feb 29, 2016 in Aprender y aplicar, Liderazgo basado en valores, Valentín Giró

Desde la cumbre

climbers-french-alps_39673_990x742

He leído con interés el libro de Ismael Santos “Desde la cumbre, claves para llegar a lo más alto”. Ismael nos cuenta como su anhelo y perseverancia lo llevaron a convertirse en jugador profesional del primer equipo de baloncesto del Real Madrid. Tras más de veinte años dedicados al deporte de alto nivel, el autor afrontó el reto de reinventarse para seguir encontrando sentido a su vida. Fue entonces cuando brotó en él una pasión, latente hasta entonces, por la montaña. Tras dejar de forma definitiva el baloncesto, Ismael se trasladó a Chamonix, donde se formó como alpinista. A partir de ese momento, encontró en la montaña una fuente de aprendizaje e inspiración vitales.

De ella extrajo lecciones de humildad: “entendí que si trataba de competir con ella no sólo iba a perder siempre, sino que probablemente moriría rápidamente” y también algunas claves para definir el propósito de su vida: “en la primera parte de mi vida (…) era egoísta y necesitaba conseguir objetivos, sin embargo, en esta segunda parte (…) quería sólo compartir el maravilloso regalo que la vida me había hecho. No había competición, no había egoísmo”.

La montaña le enseñó a Ismael a aceptar la incertidumbre, ya que “salir completamente de tu zona de confort pone de manifiesto todos tus miedos e inseguridades más profundos (…) y cuando te sientes vulnerable y te acongoja la incertidumbre, puedes verte desnudo y crecer verdaderamente”. El autor nos comparte, asimismo, poderosas reflexiones sobre el sufrimiento y el miedo como fuentes de crecimiento interior y, más allá de su propia experiencia transformadora, corrobora la capacidad que la montaña tiene para acercar a las personas, para inter-conectarlas en lo esencial: “He visto a mucha gente llorar de alegría simplemente por llegar a una pequeña cima o por completar un trekking. He acompañado a personas que consideraban el recorrido como un reto pero que durante el camino han despertado su sensibilidad y espiritualidad. Al finalizar los he visto llorar, no por conseguir el objetivo sino por haber sido capaces de despertar lo que durante tanto tiempo tenían adormecido”.

Gracias Ismael por lo que nos muestras en tú libro. Nos reconocemos en él muchos de los que recorremos el camino de la vida anhelando nuevas cumbres y, sobre todo, disfrutando del camino, día a día.

 

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>