Pages Menu
Categories Menu

Posted by on Sep 2, 2013 in La Magic Line del K2, Valentín Giró

Mi encuentro con Óscar Cadiach

Mi encuentro con Óscar Cadiach

Óscar Cadiach en la cumbre del Gurla Mandhata (7.694 m) en Tíbet

 

En junio del año 2004 un pequeño equipo de cinco alpinistas – Óscar Cadiach, Manel de la Matta, Jordi Tosas, Jordi Corominas y Valentín Giró – partimos, rumbo a Pakistán, con un gran sueño a cuestas: escalar el K2, la “Montaña de las montañas”, por la vía Magic Line. Con sus 8.611 metros de altura el K2 no es únicamente la segunda cumbre más alta de la tierra. Su desnivel y verticalidad la convierten en el único ochomil que permite divisar, desde el Campo Base, a un alpinista que esté situado en la misma cumbre. Se dice del K2, por su dimensiones, que es una montaña que empieza donde otras acaban. Estimado lector, a través de mi Blog quiero compartir contigo esta historia que ha marcado mi vida para siempre, por lo que viví y aprendí, pero, sobre todo por lo que en ella perdí. La historia de la Magic Line del K2 narra cómo cinco alpinistas que compartían unos valores se entregaron para hacer realidad un ambicioso sueño. Espero poder transmitirte fielmente todo esto y mucho más a lo largo de sucesivos posts que iré publicando.

La primera expedición con esquís al Gurla Mandhata (7.694 m) en Tíbet

Yo conocí a Óscar en otoño de 2002, a raíz de una expedición con esquís al Gurla Mandhata, llamado Naimona’nyi en tibetano, que significa “la montaña de losas apiladas de hierbas medicinales negras”, y que se eleva 7.694 m sobre la meseta tibetana. Aquella fue una expedición muy especial, con toda la parte exótica y desconocida que ofrece el Tíbet Occidental, con la dureza de algunos momentos de intenso frío en el ascenso, y también con la magia de poder acercarnos al mítico monte Kailäsh, una bellísima montaña de formas redondeadas, sagrada para cuatro religiones y jamás escalada por ese motivo. Rodeada en un entorno de ensueño por los lagos Mana Sarovar (‘lago de la mente’) y Rakshas Tal, en ella se originan algunos de los ríos más largos de Asia: el Indo (que desemboca en el mar Arábigo), el Sutlej (afluente del Indo) y el Brahmaputra (que desemboca en el golfo de Bengala). Es un lugar de una fuerza y una energía indescriptibles.

Con Óscar hicimos la peregrinación conocida como “Kora”, un recorrido a pie alrededor del perímetro del monte Kailäsh. Fue una experiencia muy humana e inspiradora, en la que a los impresionantes paisajes se sumaba el encuentro con peregrinos y viajeros de todas las procedencias y creencias. Recuerdo que me impactó muchísimo ver cómo familias enteras procedentes de todos los rincones del Tíbet, padres, hijos y abuelos hacían la “Kora” con poquísimos medios de abrigo, calzado y comida. Vimos peregrinos caminar descalzos sobre la nieve y el hielo durante más de una jornada a una altura de 5.600 m. Si bien la “Kora” se completa en tres días a paso normal, algunos peregrinos invierten mes y medio completándola avanzando únicamente a base de postraciones, algo que parece increíble hasta que uno no lo ve con sus propios ojos. Muchos de ellos son nómadas que pasan su vida ahorrando para poder realizar ese viaje y es sabido que algunos ancianos escogen este lugar mítico para pasar sus últimos días de vida. Sin duda aquella primera expedición juntos, por toda esa suma de factores, hizo que surgiera entre Óscar y yo una buena conexión y una relación de verdadera confianza.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *