Pages Menu
Categories Menu

Posted by on Dic 4, 2014 in Aprender y aplicar, Liderazgo basado en valores, Valentín Giró

Mi sistema de inmunidad al cambio

immunesystem110413

Mi sistema inmunitario o inmunológico es el mecanismo de defensa de mi cuerpo que me protege contra enfermedades. Es un sistema que se adapta y se expande, con el tiempo, para reconocer y protegerme ante nuevos patógenos. Por lo tanto, este sistema es mi gran aliado. Al igual que sucede en el plano fisiológico, mi mente ha creado también un sistema de inmunidad al cambio que me protege de la ansiedad, el temor y la inseguridad que me genera transgredir o ir más allá de creencias muy arraigadas que considero inamovibles. Aunque me protege, por un lado, me bloquea frente al cambio, por otro. Me tiene atrapado, en definitiva, en comportamientos contradictorios que van en contra del objetivo de mejora que quiero alcanzar.

La cuestión es si pienso seguir usando este sistema de auto-protección que me funciona y del que me siento orgulloso – pero que a la vez me limita ante ciertos retos – o, por el contrario, si voy a expandirlo para acceder a nuevas perspectivas, enfoques y comportamientos (y, por tanto, también resultados) que hasta ahora no había considerado.

También el sistema inmunitario del cuerpo puede ponernos en problemas. Por ejemplo, en una operación de trasplante de órganos, uno de los mayores riesgos que los médicos deben combatir es el de rechazo ya que nuestro cuerpo se resiste a admitir un órgano extraño que considera una fuente potencial de problemas. El propio mecanismo de protección puede llevarnos, irónicamente, a la muerte si la medicina no logra evitar ese riesgo de rechazo.

De igual modo podemos adaptar, expandir y mejorar nuestro sistema inmunitario mental. Para ello, debemos abordar los objetivos de mejora y de cambio personales y profesionales desde la misma raíz, desde el plano de nuestras creencias fundamentales, no sólo a través de nuestros comportamientos. Lo que hacemos simplemente transformando comportamientos son cambios de tipo técnico, sin embargo los cambios profundos son de naturaleza adaptativa y requieren una reflexión a nivel de creencias.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *