Pages Menu
Categories Menu

Posted by on Jun 17, 2013 in Liderazgo basado en valores, Valentín Giró

Pensamientos y emociones

Pensamientos y emociones

El ciclo de la percepción, interpretación, emoción y acción

 

Estas reflexiones parten de los aprendizajes y programas de formación que Valentín Giró realiza como Consultor de Axialent, empresa creada por Fred Kofman especializada en el desarrollo del liderazgo y procesos de cambio cultural en las organizaciones. Fred Kofman es además el autor de Metamanagement y Conscious Business.

El ciclo de la percepción, interpretación, emoción y acción

El ciclo de la percepción, interpretación, emoción y acción nos ofrece una guía para entender la interrelación entre pensamientos y emociones:

  1. Mundo exterior: es el escenario donde tienen lugar los acontecimientos y hechos observables.
  2. Percepción: a partir de la observación, somos capaces de captar una parte de la complejidad del mundo exterior.
  3. Interpretación: construimos el significado y el sentido de lo que observamos con nuestros pensamientos y con los modelos mentales que subyacen a los mismos.
  4. Emoción: son sentimientos creados por los pensamientos e interpretaciones, ya sea de forma consciente o inconsciente. Se produce generalmente una retroalimentación entre pensamiento y emoción. Cuando esta retroalimentación se instala en las emociones de dolor podemos vernos dentro de un “circulo vicioso” de sufrimiento e inacción.
  5. Acción: son los comportamientos que manifestamos como respuesta a nuestras percepciones, interpretaciones y emociones.

La conexión entre interpretación, emoción y acción está siendo muy estudiada en la actualidad, especialmente por el neurobiólogo Antonio Damasio. Este científico demostró que la racionalidad depende, en gran medida, de las emociones y sentimientos. Damasio narra el caso de un paciente suyo que, a causa de un fatal error en una intervención quirúrgica, se vio privado de sus emociones, de forma que podía llegar a pensar pero no sentía ningún estado emocional. Damasio observó como, en estas circunstancias, su paciente era incapaz de tomar decisiones. El centro racional de nuestro cerebro, el lóbulo frontal, es donde generamos opciones y argumentos, pero es en el centro emocional, la amígdala cerebral, donde evaluamos el peso emocional de cada opción y argumento y tomamos una decisión.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *