Pages Menu
Categories Menu

Posted by on Ene 30, 2014 in Aprender y aplicar, Valentín Giró

Reflexiones en torno a los momentos de crisis de una start-up (2)

Reflexiones en torno a los momentos de crisis de una start-up 2

Las crisis son inevitables, pero lo que se puede controlar es la forma de responder a ellas

 

En el libro “La Cumbre Infinita – Relato de una expedición, espejo de una empresa” los autores hemos querido utilizar la analogía de la escalada del K2 por la Magic Line, en el año 2004, como espejo de proyectos empresariales que impulsan los emprendedores. Hay tantas historias como emprendedores, tantas como alpinistas, porque no existe un único camino ni una sola forma de alcanzar el objetivo, sino que cada emprendedor dibuja su ruta y escribe su propia historia en base a sus valores, su experiencia, sus compañeros, su suerte.

El emprendimiento, como el alpinismo, son dos culturas hermanas donde las historias se viven y luego se transmiten de generación en generación a través de relatos, que sirven de hitos, de señales, de fuentes de inspiración. De estas experiencias se obtienen conclusiones sobre lo que ha funcionado y lo que no, sobre los obstáculos que pueden aparecer en el camino y la forma de superarlos; son una fuente de ideas y recursos que futuros emprendedores o alpinistas utilizan como guía en sus propias aventuras.

Las crisis son inevitables, pero lo que se puede controlar es la forma de responder a ellas

Un aspecto que puede darse en la crisis de una start-up es el cambio o renovación del equipo de personas que gestionan el proyecto. No es fácil cambiar el rumbo de una empresa, ni empezar de nuevo, ni mantenerse con la misma energía. En ocasiones las personas que están al frente de las organizaciones en un momento de la creación ceden el testigo ante estos momentos de cambio. En muchas ocasiones no tienen la experiencia o el ánimo necesarios para afrontar la nueva etapa.

Hay que destacar que este ejercicio es muy positivo para la organización y hay que valorar mucho al ejecutivo que se baja del barco cuando no puede rendir al cien por cien. En ocasiones hay personas que no saben tomar estas generosas decisiones y se acaban convirtiendo en pesados lastres para las organizaciones y éstas lo acaban pagando.

Las crisis son inevitables, los factores desencadenantes pueden ser múltiples; pero lo que se puede controlar es la forma de responder a ellas. Y esto pasa siempre por la toma de decisiones, por la acción en busca del cambio hacia un nuevo entorno más favorable, que no ponga en peligro la esencia del proyecto y que mantenga sus posibilidades de éxito.

(Autor: Carlos Trenchs, “La Cumbre Infinita – Relato de una expedición, espejo de una empresa”, con Valentín Giró y Belén Roldán)

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *