Pages Menu
Categories Menu

Posted by on Dic 31, 2015 in Aprender y aplicar, Liderazgo basado en valores, Valentín Giró

Un ejercicio práctico sobre estilos de liderazgo (1 de 5)

4 Cuadrantes de liderazgo

En el transcurso de algunos programas de liderazgo que facilito, ya sea en formato residencial y en aula o bien de tipo experiencial, suelo usar un ejercicio que ilustra a los participantes acerca de distintos estilos de liderazgo.

  1. Dibujo en el suelo una línea horizontal, en cuyo extremo izquierdo se refleja la tendencia a ser cauteloso a la hora de compartir opiniones (introversión) y, en el extremo derecho, la tendencia a ser abierto y decidido a la hora de compartir opiniones (extroversión). Invito a los participantes a que se ubiquen a lo largo de esta línea, según como se ve cada uno de ellos.
  2. A continuación dibujo una línea vertical, que corta por la mitad la línea horizontal. La parte superior de esta línea vertical indica la tendencia a ser reservado a la hora de compartir emociones (racionalidad) y, la parte inferior, la tendencia a ser abierto a la hora de compartir emociones (emocionalidad). Invito a los participantes a que se ubiquen a lo largo de esta línea, según como se ve cada uno de ellos, teniendo en cuenta también su posición respecto a la línea horizontal.
  3. Una vez los participantes están posicionados en los 4 cuadrantes, explico las características de los cuatro estilos de liderazgo, sus fortalezas y áreas de mejora, así como su efecto sobre el grupo (esta información relativa a cada estilo la detallaré en los posts siguientes). En pocas palabras:
    • El estilo de liderazgo de arquitecto-analista pone el foco en los significados y conceptos,
    • El estilo de conductor pone el foco en la acción y la dirección,
    • El estilo de maestro de relaciones pone el foco en el cuidado de los demás, y,
    • El estilo de motivador pone el foco en la estimulación emocional.
  4. Llegados a este punto, una variante del ejercicio consiste en preguntar a los participantes si quieren saber cómo los perciben los demás. El participante que lo desee, es entonces reubicado en los 4 cuadrantes por una de las personas del grupo. Una vez recolocado, el resto del grupo vota sobre la posición elegida, explicando las diferencias que puedan darse. Esta dinámica se repite por turnos, entre los participantes interesados en conocer la percepción de los otros.
  5. Reflexiono entonces con los participantes sobre el hecho de que todos tenemos un cuadrante “dominante” donde nos sentimos más cómodos y, probablemente, también un cuadrante secundario al que nos sentimos próximos. Invito entonces a que las personas situadas en un mismo cuadrante compartan lo que sienten y piensan a la hora de liderar desde allí. A continuación, las personas de un cuadrante hablan de lo que les gusta más de otro cuadrante, cuando otros lideran desde ahí. Les pido que, en la medida de lo posible, pongan ejemplos de situaciones reales que hayan vivido en la empresa.
  6. Para cerrar la dinámica, comparto con los participantes las conclusiones principales del ejercicio:
    • Los 4 cuadrantes representan, todos y cada uno de ellos, atributos clave que se necesitan en un líder.
    • Un líder consciente sabe cuáles son sus cuadrantes-fortaleza y sus cuadrantes-debilidad. A partir de ahí, trabaja en aprender y mejorar.
    • Un líder constructivo sabe liderar desde un cuadrante que encaja con su estilo, con el grupo y con la situación a la que se enfrenta.
    • La predominancia de un cuadrante es menos importante que la madurez en el mismo y la capacidad de moverse de uno a otro según sea necesario.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *