Pages Menu
Categories Menu

Posted by on Dic 21, 2013 in La Magic Line del K2, Valentín Giró

Valentín Giró comenta la concentración de expediciones en la ruta del Espolón de los Abruzzos del K2

Valentín Giró comenta la concentración de expediciones en la ruta del Espolón de los Abruzzos del K2

La línea roja marca el recorrido de la vía normal de ascensión al K2 por el llamado Espolón de los Abruzzos (vertiente SE)

 

En junio del año 2004 un pequeño equipo de cinco alpinistas – Óscar Cadiach, Manel de la Matta, Jordi Tosas, Jordi Corominas y Valentín Giró – partimos, rumbo a Pakistán, con un gran sueño a cuestas: escalar el K2, la “Montaña de las montañas”, por la vía Magic Line. Con sus 8.611 metros de altura el K2 no es únicamente la segunda cumbre más alta de la tierra. Su desnivel y verticalidad la convierten en el único ochomil que permite divisar, desde el Campo Base, a un alpinista que esté situado en la misma cumbre. Se dice del K2, por su dimensiones, que es una montaña que empieza donde otras acaban. Estimado lector, a través de mi Blog quiero compartir contigo esta historia que ha marcado mi vida para siempre, por lo que viví y aprendí, pero, sobre todo por lo que en ella perdí. La historia de la Magic Line del K2 narra cómo cinco alpinistas que compartían unos valores se entregaron para hacer realidad un ambicioso sueño. Espero poder transmitirte fielmente todo esto y mucho más a lo largo de sucesivos posts que iré publicando.

Los “crazy catalans”, unos intrépidos románticos en una vía demasiado larga y complicada

Casi todas las expediciones escalaban por la ruta original de los Abruzzos, lo que ocasionó más de un problema de congestión debido a la limitación de espacio en los campos de altura. Alguna expedición comercial había dispuesto incluso a sus porteadores de altura baltís y sherpas nepalíes a equipar la montaña bastantes días antes de la llegada de los clientes al CB. Así lo recogimos en nuestro Diario el día 19 de junio: “Curiosamente todas las expediciones se concentran este año en la misma ruta, la vía normal o ruta original del Espolón de los Abruzzos. Parece ser que en esta ruta se han equipado ya algunos campos de altura, instalados por los porteadores de algunas de las expediciones. Otros grupos de alpinistas, sin embargo, han decidido equiparlos por su cuenta. Nos sorprende esta forma de tener la ruta medio equipada incluso antes de que lleguen los expedicionarios al Campo Base. En cualquier caso, nosotros sabemos que estamos solos en la Magic Line y que no contamos con nadie más para equipar y escalar la vía que hemos elegido”.

A nosotros nos llamaban los “crazy catalans”, unos intrépidos románticos intentando en solitario una vía demasiado larga y complicada. Poco a poco, gracias a nuestro tozudo esfuerzo por abrir vía, con constancia, voluntad y tesón fuimos ganando credibilidad y respeto entre la comunidad del CB: ¡aquel pequeño equipo de catalanes iba ganando altura en la Magic Line y llevaba la intención incluso de atacar la cumbre!. Pienso que lo que nos hacía distintos como equipo eran los valores que nos unían y el compromiso que nos movía a escalar, día tras día y sin parar, luchando por hacer realidad ese sueño compartido de reabrir la Magic Line del K2.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *