Pages Menu
Categories Menu

Posted by on Feb 18, 2014 in La Magic Line del K2, Valentín Giró

Valentín Giró describe los sentimientos previos al ataque a cumbre

Valentín Giró describe los sentimientos previos al ataque a cumbre

Manel de la Matta (Izq.) y Jordi Corominas (Der.) descansando en la tienda del Campo III del «Púlpito», en los días previos al ataque a cumbre por la vía Magic Line

 

En junio del año 2004 un pequeño equipo de cinco alpinistas – Óscar Cadiach, Manel de la Matta, Jordi Tosas, Jordi Corominas y Valentín Giró – partimos, rumbo a Pakistán, con un gran sueño a cuestas: escalar el K2, la “Montaña de las montañas”, por la vía Magic Line. Con sus 8.611 metros de altura el K2 no es únicamente la segunda cumbre más alta de la tierra. Su desnivel y verticalidad la convierten en el único ochomil que permite divisar, desde el Campo Base, a un alpinista que esté situado en la misma cumbre. Se dice del K2, por su dimensiones, que es una montaña que empieza donde otras acaban. Estimado lector, a través de mi Blog quiero compartir contigo esta historia que ha marcado mi vida para siempre, por lo que viví y aprendí, pero, sobre todo por lo que en ella perdí. La historia de la Magic Line del K2 narra cómo cinco alpinistas que compartían unos valores se entregaron para hacer realidad un ambicioso sueño. Espero poder transmitirte fielmente todo esto y mucho más a lo largo de sucesivos posts que iré publicando.

Pasión y amor por la montaña, también temor e incertidumbre y, sobre todo, agradecimiento

La tarde del 13 de agosto no llegaron, a través de Dani Martí, unas palabras de ánimo directamente de Reinhold Messner, haciendo referencia a nuestra expedición. Dani le había entrevistado en aquellos días y, cuando le preguntó si creía que podíamos llegar a la cumbre por la Magic Line que él dibujó, respondió “¿por qué no? ¡Solo dependerá del tiempo y de su experiencia!”. Aquella misma noche, con nuestra cordada a punto para el ataque a más de 7.000 m, todos dormimos sabiendo que estábamos listos para el ataque a la cumbre. Nos sentíamos felices y reconfortados al ver que habíamos sido capaces de llegar hasta allí, sabíamos lo que ahora teníamos que hacer y estábamos preparados para ello. Más tarde, enfundado dentro de mi saco de dormir, me invadió un sentimiento que aglutinaba dosis de pasión y amor por la montaña, y también de temor e incertidumbre, y durante toda la noche me acompañaron un sinfín de emociones complejas, ricas e irrepetibles. Seguramente me daba cuenta de que cada minuto, cada instante que estábamos viviendo, iba a ser único y determinante para todos nosotros.

Aquel día lo que nuestro diario de expedición recogía era el enorme sentimiento de agradecimiento que lo resumía todo, por el apoyo de tantas personas que nos habían acompañado en aquel largo proceso y que nos habían dado fuerzas y ánimos para seguir adelante en las circunstancias más difíciles. “Ahora que vamos hacia la cumbre, queremos aprovechar para agradecer sinceramente todo el apoyo y ánimos que hemos recibido de todos vosotros – familiares, amigos y tanta gente de dentro y fuera de Cataluña – desde el inicio de nuestra expedición y, especialmente, durante los últimos días. Muchas gracias a todos en nombre de Óscar Cadiach, Manel de la Matta, Jordi Tosas, Jordi Corominas y Valen Giró. No os podéis imaginar cómo este apoyo nos ha reforzado y ayudado en los momentos difíciles; saber que os tenemos a todos, aunque lejos en la distancia, tan cercanos en nuestro corazón”.

En los buenos momentos es cuando te ves más próximo a quién ha estado ahí desde el principio, a tu lado. Inevitablemente es cuando les sientes más cerca, porque la fuerza que te han dado es la que te alimenta, porque un proyecto de estas dimensiones acaba siendo el de muchas personas que están directa o indirectamente vinculadas con él. Aquella noche, tanto yo desde el CB del K2 como mis compañeros desde las alturas de la Magic Line, nos sentíamos unidos a todas esas personas, a todo nuestro Equipo, en mayúsculas, que los incluía a todos. Nos sentíamos unos privilegiados en aquel momento y en el lugar más fascinante de la Tierra.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *