Pages Menu
Categories Menu

Posted by on Feb 21, 2014 in La Magic Line del K2, Valentín Giró

Valentín Giró explica la decisión de Corominas de seguir en solitario

Valentín Giró explica la decisión de Corominas de seguir en solitario

Coro se sentía con ganas y fuerzas para seguir adelante con el sueño de los “Magic Boys”

 

En junio del año 2004 un pequeño equipo de cinco alpinistas – Óscar Cadiach, Manel de la Matta, Jordi Tosas, Jordi Corominas y Valentín Giró – partimos, rumbo a Pakistán, con un gran sueño a cuestas: escalar el K2, la “Montaña de las montañas”, por la vía Magic Line. Con sus 8.611 metros de altura el K2 no es únicamente la segunda cumbre más alta de la tierra. Su desnivel y verticalidad la convierten en el único ochomil que permite divisar, desde el Campo Base, a un alpinista que esté situado en la misma cumbre. Se dice del K2, por su dimensiones, que es una montaña que empieza donde otras acaban. Estimado lector, a través de mi Blog quiero compartir contigo esta historia que ha marcado mi vida para siempre, por lo que viví y aprendí, pero, sobre todo por lo que en ella perdí. La historia de la Magic Line del K2 narra cómo cinco alpinistas que compartían unos valores se entregaron para hacer realidad un ambicioso sueño. Espero poder transmitirte fielmente todo esto y mucho más a lo largo de sucesivos posts que iré publicando.

Coro se sentía con ganas y fuerzas para seguir adelante con el sueño de los “Magic Boys”

En el día “D” de nuestro ataque a cumbre por la Magic Line, Manel y Coro se abrazaron por última vez cuando ya habían superado juntos los 8.300 m. Coro se sentía bien, con ganas y fuerzas para seguir adelante con el sueño de los “Magic Boys”: “- Me encuentro bien; voy a seguir hacia arriba!”. Estaba sucediendo lo que sabíamos que podía llegar a ocurrir, que la cordada de cumbre quedase reducida a su mínima expresión: un único alpinista escalando en solitario y a contrarreloj la parte más alta y expuesta del K2. Asumimos, con respeto y admiración, la decisión de Coro albergando – sin lugar a dudas – una inquietud que iría creciendo con el paso de las horas.

Coro hablaría más tarde de lo que pasó entonces por su cabeza: “La decisión no la tomas en ese momento, sino que la tienes algo asumida desde antes… Todos los que estábamos allí llevábamos más de veinte años escalando… es toda la experiencia que llevas detrás de ti,…En ese momento se unen unas circunstancias y piensas: “hace buen tiempo, es la última posibilidad que tengo, me siento fuerte, parece que puedo…” y entonces decides; pero es todo un peso que llevas detrás, entonces sí que te dices: “ahora es el momento” y lo pruebas, porque crees que puede salir”.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *