Pages Menu
Categories Menu

Posted by on Dic 27, 2013 in La Magic Line del K2, Valentín Giró

Valentín Giró explica la instalación del campo II «Nido de águilas»

Valentín Giró explica la instalación del campo II Nido de águilas

Así bautizamos nuestro Campo II ya que solo volando parecía posible llegar y posarse allí

 

En junio del año 2004 un pequeño equipo de cinco alpinistas – Óscar Cadiach, Manel de la Matta, Jordi Tosas, Jordi Corominas y Valentín Giró – partimos, rumbo a Pakistán, con un gran sueño a cuestas: escalar el K2, la “Montaña de las montañas”, por la vía Magic Line. Con sus 8.611 metros de altura el K2 no es únicamente la segunda cumbre más alta de la tierra. Su desnivel y verticalidad la convierten en el único ochomil que permite divisar, desde el Campo Base, a un alpinista que esté situado en la misma cumbre. Se dice del K2, por su dimensiones, que es una montaña que empieza donde otras acaban. Estimado lector, a través de mi Blog quiero compartir contigo esta historia que ha marcado mi vida para siempre, por lo que viví y aprendí, pero, sobre todo por lo que en ella perdí. La historia de la Magic Line del K2 narra cómo cinco alpinistas que compartían unos valores se entregaron para hacer realidad un ambicioso sueño. Espero poder transmitirte fielmente todo esto y mucho más a lo largo de sucesivos posts que iré publicando.

Así bautizamos nuestro Campo II ya que solo volando parecía posible llegar y posarse allí

“Hoy hemos comenzado a escalar la gran arista de roca de la vía, el tramo más técnico y aéreo de la Magic Line. Hemos disfrutado de esta escalada, variada y divertida, superando resaltes de roca y nieve,… aunque hemos resoplado de lo lindo; estamos aún aclimatando y escalar por encima de 6.500 metros nos cuesta mucho”.

Aunque los intervalos de buen tiempo se iban intercalando con días grises, cubiertos y con fuertes vientos y nevadas, seguimos adelante con nuestro trabajo, con el Campo I ya instalado y, a partir de ahí, hacia el Campo II. Esta segunda fase de la escalada suponía el paso de la nieve a la roca y el hielo, por un espolón de granito muy vertical de unos 1.200 m de desnivel hasta el Púlpito, un enorme serac colgante en medio de la vía, una plataforma colgada sobre la vertiginosa Magic Line donde pensábamos plantar nuestro Campo III, a 7.500 m de altura. Pero antes de pisar el Púlpito debíamos instalar el Campo II, a 6.900 m, sobre una imponente aguja de granito, en un lugar sobrecogedor que bautizamos como el “nido de águilas”, ya que solo volando parecía posible llegar y posarse allí.

La extrema dificultad técnica de esta etapa, de escalada aérea en terreno mixto, junto con la necesidad de que uno de nosotros, desde el CB, atendiera el trabajo de comunicación y comenzase a preparar el descenso por la ruta de Abruzzos me llevó a tomar la decisión de no continuar en la cordada hacia el Campo II. Siempre mantuve en mi interior la ilusión de seguir adelante en la Magic Line, pero era consciente del lugar dónde podía ser más útil a mi equipo, y en esos momentos mi labor debía ser sobre todo de apoyo y coordinación. Debía además montar una tienda equipada en el Campo III de la vía de los Abruzzos, a 7.450 m, para el uso de los escaladores que, llegado el día, bajarían de la cumbre del K2 una vez completada por la Magic Line.

Entre el 11 y el 26 de julio logramos completar la instalación del Campo II. Aprovechamos las jornadas de buen tiempo para avanzar a buen ritmo por el espolón. El 13 de julio, animados por el progreso que habíamos conseguido, anotábamos en nuestro Diario: “Estamos a 6.800 metros, casi en el lugar donde queremos plantar nuestro Campo II. Hoy hemos completado una excelente jornada de escalada. Ahora estamos casi 2.000 metros por encima de nuestro Campo Base, que podemos distinguir como diminutos puntos de colores, muy, muy abajo. Estamos escalando entre las nubes y pensamos que el cambio de tiempo anunciado no tardará en llegar. Aún así, hemos aprovechado al máximo la jornada y, con los últimos rayos del sol – hacia las 19:00 h – hemos regresado a nuestras tiendas del Campo I. Ahora nos toca fundir nieve, beber, comer y descansar. Mañana será otro día”.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *