Pages Menu
Categories Menu

Posted by on Ene 3, 2014 in La Magic Line del K2, Valentín Giró

Valentín giró narra el encuentro con Goretta en el campo base del K2

Valentín giró narra el encuentro con Goretta en el campo base del K2

Goretta viajó desde Italia hasta el CB del K2 para visitar la tumba de Renato

 

En junio del año 2004 un pequeño equipo de cinco alpinistas – Óscar Cadiach, Manel de la Matta, Jordi Tosas, Jordi Corominas y Valentín Giró – partimos, rumbo a Pakistán, con un gran sueño a cuestas: escalar el K2, la “Montaña de las montañas”, por la vía Magic Line. Con sus 8.611 metros de altura el K2 no es únicamente la segunda cumbre más alta de la tierra. Su desnivel y verticalidad la convierten en el único ochomil que permite divisar, desde el Campo Base, a un alpinista que esté situado en la misma cumbre. Se dice del K2, por su dimensiones, que es una montaña que empieza donde otras acaban. Estimado lector, a través de mi Blog quiero compartir contigo esta historia que ha marcado mi vida para siempre, por lo que viví y aprendí, pero, sobre todo por lo que en ella perdí. La historia de la Magic Line del K2 narra cómo cinco alpinistas que compartían unos valores se entregaron para hacer realidad un ambicioso sueño. Espero poder transmitirte fielmente todo esto y mucho más a lo largo de sucesivos posts que iré publicando.

Goretta viajó desde Italia hasta el CB del K2 para visitar la tumba de Renato

Al cabo de unas semanas Goretta viajó desde Italia con su actual compañero y un amigo hasta el CB del K2 para visitar la tumba de Renato, recoger todos sus objetos personales y darnos personalmente las gracias. Vimos que aquello era aún duro y difícil para ella, aunque hubiera transcurrido tanto tiempo y se hubiese rodeado de buenos amigos para viajar hasta allí. “Al K2 no le han pasado los años, sus formas son idénticas a las de aquel verano de 1986”, nos decía mientras los recuerdos afloraban con fuerza. Nos trajo un ejemplar del libro que Renato había acabado de escribir pocos días antes de su partida hacia el K2: Oltre i venti del Nord. Nos lo dedicó con su agradecimiento personal y con una cita del propio Renato, que traduzco al español: “en mi mochila no llevo solo llaves, ropa y alimentos; llevo también mi educación, mis afectos, mis recuerdos, mi carácter y mi soledad. A las montañas no me llevo solo lo mejor de mí mismo, sino todo lo que soy; con todo lo que hay de bueno y de malo en mí”.

Goretta permaneció un par de días en el CB. Nos vimos varias veces, y recuerdo que pasó por momentos bastante difíciles. Conservo la imagen de una cena en la que Manel, que conectaba muy bien con las personas, supo decir las palabras justas de la forma adecuada para dar apoyo a alguien que, por la circunstancia que nos había reunido, estaba en aquel momento muy cercana a nosotros. El destino nos haría coincidir muy pronto con Goretta en una situación paradójicamente inversa, ya sin Manel.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *