Pages Menu
Categories Menu

Posted by on Feb 17, 2014 in La Magic Line del K2, Valentín Giró

Valentín Giró narra la dificultad en el ataque de alcanzar el Campo III

Valentín Giró narra la dificultad en el ataque de alcanzar el campo III

Tras dos días intensos de escalada, el viento y las nevadas detienen a la cordada de ataque

 

En junio del año 2004 un pequeño equipo de cinco alpinistas – Óscar Cadiach, Manel de la Matta, Jordi Tosas, Jordi Corominas y Valentín Giró – partimos, rumbo a Pakistán, con un gran sueño a cuestas: escalar el K2, la “Montaña de las montañas”, por la vía Magic Line. Con sus 8.611 metros de altura el K2 no es únicamente la segunda cumbre más alta de la tierra. Su desnivel y verticalidad la convierten en el único ochomil que permite divisar, desde el Campo Base, a un alpinista que esté situado en la misma cumbre. Se dice del K2, por su dimensiones, que es una montaña que empieza donde otras acaban. Estimado lector, a través de mi Blog quiero compartir contigo esta historia que ha marcado mi vida para siempre, por lo que viví y aprendí, pero, sobre todo por lo que en ella perdí. La historia de la Magic Line del K2 narra cómo cinco alpinistas que compartían unos valores se entregaron para hacer realidad un ambicioso sueño. Espero poder transmitirte fielmente todo esto y mucho más a lo largo de sucesivos posts que iré publicando.

Tras dos días intensos de escalada, el viento y las nevadas detienen a la cordada de ataque

El día 12 escalaron de nuevo, durante diez horas sin descanso y por encima ya de los 7.000 m, con la idea de alcanzar el “Púlpito”. Desgraciadamente, en esta ocasión tuvieron que modificar el plan, debido a la fuerza del viento y a las fuertes nevadas que les obligaron a abrir huella caminando con nieve hasta la cintura, en un avance lento y agotador. Exhaustos por el esfuerzo, tuvieron que detenerse a solo 100 m de desnivel del Campo III y descender rapelando de nuevo hasta el Campo II para poder reponerse, hidratarse y volver a subir al día siguiente a primera hora, aprovechando la huella ya abierta.

Ese mismo día anotábamos en nuestro Diario: “De nuevo, hoy ha sido una jornada de gran desgaste físico para Óscar, Manel y Jordi Corominas, que han escalado sin descanso durante diez horas por encima de 7.000 m. A las 08:20 h., tras comunicar con el Base, dejaban el Campo II (6.900 m) con el objetivo de alcanzar el Campo III sobre el glaciar colgante del “Púlpito”, a 7.500 m. Desgraciadamente, esta vez no ha sido posible; el fuerte viento y una nieve muy profunda – que les ha obligado a abrir huella con nieve hasta la cintura – los ha detenido cuando tan sólo les restaban 100 metros de desnivel para alcanzar el Campo III. Agotados por el esfuerzo, han decidido entonces rapelar hasta el Campo II, recuperar fuerzas y volver a intentarlo mañana a primera hora. Gracias al duro trabajo que hoy han hecho es posible que mañana alcancen en Campo III con un buen horario de escalada”.

Por suerte, para el día 13 esperábamos una ligera mejora del tiempo, con menos viento y humedad, lo que nos permitía seguir esperanzados e ir ganando, poco a poco, metros de desnivel, a pesar del retraso que este parón suponía.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *