Pages Menu
Categories Menu

Posted by on Ene 9, 2014 in La Magic Line del K2, Valentín Giró

Valentín Giró recuerda las labores de instalación del campo III, «El Púlpito» (7.500 m)

Valentín Giró recuerda las labores de instalación del campo III, El Púlpito

El Campo II (6.900 m) visto desde la arista de la Magic Line. Abajo se divisa el glaciar Godwin-Austen, lugar de emplazamiento del Campo Base (5.100 m)

 

En junio del año 2004 un pequeño equipo de cinco alpinistas – Óscar Cadiach, Manel de la Matta, Jordi Tosas, Jordi Corominas y Valentín Giró – partimos, rumbo a Pakistán, con un gran sueño a cuestas: escalar el K2, la “Montaña de las montañas”, por la vía Magic Line. Con sus 8.611 metros de altura el K2 no es únicamente la segunda cumbre más alta de la tierra. Su desnivel y verticalidad la convierten en el único ochomil que permite divisar, desde el Campo Base, a un alpinista que esté situado en la misma cumbre. Se dice del K2, por su dimensiones, que es una montaña que empieza donde otras acaban. Estimado lector, a través de mi Blog quiero compartir contigo esta historia que ha marcado mi vida para siempre, por lo que viví y aprendí, pero, sobre todo por lo que en ella perdí. La historia de la Magic Line del K2 narra cómo cinco alpinistas que compartían unos valores se entregaron para hacer realidad un ambicioso sueño. Espero poder transmitirte fielmente todo esto y mucho más a lo largo de sucesivos posts que iré publicando.

Un magnífico campo de nieve que rompe por un instante la afilada arista de la Magic Line

“Manel a Campo Base… esto va muy bien, estamos acabando de equipar la vía y los tramos de escalada que hemos hecho son espectaculares. ¡Parece que estemos volando muchos metros por encima vuestro por el hilo de esta elegante arista que es la Magic Line!”

Comunicación por radiotransmisor de Manel, registrada en el Diario de Expedición, 24 julio 2004.

El 28 de julio logramos montar nuestro Campo III sobre el “Púlpito”, un magnífico campo de nieve que, a 7.500 m, surge como recompensa a las inacabables jornadas de escalada, rompiendo por un instante la afilada arista de la Magic Line. Para llegar a este punto nos hicieron falta seis días de escalada a más de 6.000 m, con dos cordadas trabajando coordinadas desde los Campos I y II: los jordis abriendo vía delante y Manel y Óscar subiendo más material y cuerdas hacia el Campo II; Manel bajando al Campo I y subiendo de nuevo más material y los jordis y Óscar ganando más altura; y, finalmente, Manel y Coro llegando al Púlpito mientras Tosas y Óscar volvían ya al CB a reponer fuerzas. Todo un bucle, una cadena de esfuerzos, que nos permitió finalmente alcanzar el ansiado resultado.

Llegar hasta el “Púlpito” nos costó seis días consecutivos de dura escalada. El 26 de julio resumíamos así nuestro trabajo en la vía: “ ¡Esta es la vía más bestia que hemos hecho en nuestra vida!. Con estas palabras Coro ha expresado hoy su cansancio y también su satisfacción cuando ha comunicado con el Base a las 18:00 h, tras una dura jornada de más de diez horas de escalada a gran altura, en cordada junto a Óscar Cadiach y Jordi Tosas. Ellos tres han equipado hoy unos cuantos metros más de desnivel en la Magic Line, hasta la cota de 7.300 m muy cerca ya del glaciar colgante del “Púlpito”, donde queremos instalar nuestro Campo III. Manel ha hecho también una tarea extraordinaria, trabajando – un día más – como un verdadero sherpa de altura. Desde el Campo II, a casi 7.000 m, ha bajado hasta el Campo I del collado Negrotto (6.400 m) y se ha echado entonces a la espalda material, gas y provisiones… todo lo necesario para poder abastecer el Campo II y nuestro próximo Campo III. A las 17:00 h. llegaba de nuevo a las tiendas del Campo II, exhausto por el esfuerzo y al mismo tiempo satisfecho, ya que su labor permitirá al grupo proseguir mañana hacia arriba. En estos momentos, los cuatro alpinistas se encuentran descansando e hidratándose en las tiendas del Campo II”.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *