Pages Menu
Categories Menu

Posted by on Ene 14, 2014 in La Magic Line del K2, Valentín Giró

Valentín Giró recuerda que Bonatti respondió la carta de la expedición

Valentín Giró recuerda que Bonatti respondió la carta de la expedición

Recibimos una carta emotiva de apoyo Walter Bonetti, quien fue un referente indiscutible del alpinismo

 

En junio del año 2004 un pequeño equipo de cinco alpinistas – Óscar Cadiach, Manel de la Matta, Jordi Tosas, Jordi Corominas y Valentín Giró – partimos, rumbo a Pakistán, con un gran sueño a cuestas: escalar el K2, la “Montaña de las montañas”, por la vía Magic Line. Con sus 8.611 metros de altura el K2 no es únicamente la segunda cumbre más alta de la tierra. Su desnivel y verticalidad la convierten en el único ochomil que permite divisar, desde el Campo Base, a un alpinista que esté situado en la misma cumbre. Se dice del K2, por su dimensiones, que es una montaña que empieza donde otras acaban. Estimado lector, a través de mi Blog quiero compartir contigo esta historia que ha marcado mi vida para siempre, por lo que viví y aprendí, pero, sobre todo por lo que en ella perdí. La historia de la Magic Line del K2 narra cómo cinco alpinistas que compartían unos valores se entregaron para hacer realidad un ambicioso sueño. Espero poder transmitirte fielmente todo esto y mucho más a lo largo de sucesivos posts que iré publicando.

Recibimos una carta emotiva de apoyo de quien fue un referente indiscutible del alpinismo

Desde el CB habíamos escrito una carta a Reinhold Messner y otra a Walter Bonatti para explicarles nuestro sueño y nuestra escalada de la Magic Line. Messner nunca llegó a responderla, pero de Bonatti sí recibimos una carta muy emotiva de apoyo y de confianza que, como la visita de Diemberger, nos hizo comulgar con los valores de alguien que para nosotros es, aún en nuestros días, un referente indiscutible de un tipo de alpinismo honesto y limpio.

Es importante recordar que fue Bonatti quien hizo realmente posible que la cordada de Lacedelli y Compagnoni hiciera cumbre en el K2 por vez primera aquel 31 de julio de 1954, a pesar de que le dejaran de lado, faltasen a la verdad de lo que había ocurrido y se quedaran con la gloria, algo que el propio Bonatti nunca quiso olvidar y que la Justicia italiana, años más tarde, acabaría reconociéndole. Precisamente el 31 de julio, ahora del año 2004, celebrábamos en nuestro CB, más que el aniversario de aquella primera cumbre en 1954, un homenaje a Walter Bonatti como un emblema del espíritu de exploración, de la tenacidad, el coraje, la ética y la exigencia personal.

Ese día anotábamos en nuestro Diario: “Hoy es un día especial. Hace 50 años – el 31 de julio de 1954, a las 18:30 h – se conquistó, por primera vez esta montaña inmensa, gigante, este mito de todo alpinista: el K2. Nosotros lo hemos celebrado esta noche en nuestro Campo Base, brindando por estos valientes que, hace medio siglo, se enfrentaron al K2 y hollaron sus 8.611 m de altura. Y hemos querido recordar especialmente a uno de ellos a quien admiramos: Walter Bonatti”. Como este singular escalador, que un día dijo “quiero asomarme al abismo de la montaña para llegar a encontrarme conmigo mismo”, nos asomamos a los abismos de la Magic Line reconociéndonos como herederos del genuino espíritu de Bonatti.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *