Pages Menu
Categories Menu

Posted by on Ago 27, 2013 in Expediciones y viajes, Valentín Giró

Valentín Giró reflexiona sobre la serenidad curativa que proporciona el desierto – Valentín Giró – Consultor, Alpinista, Autor, Trainer

LA TRAVESÍA DEL GRAN MAR DE ARENA

En Noviembre – Diciembre de 2004 Valentín Giró formó parte de la expedición de “Al Filo de lo Imposible” que atravesó el desierto líbico o “Gran Mar de Arena” – nombre acuñado por el explorador Gerhard Rohlfs a finales del siglo XIX – junto a Sebastián Álvaro, Toñín Pérezgrueso, Esther Sabadell y Juan Luis Romero. La expedición partió del oasis de Siwa y recorrió durante mes y medio más de mil kilómetros a pie hasta el oasis de Dakhla, viajó hasta las cuevas de Almasy y Foggini y ascendió el monte Uweinat (1.930 metros), en la frontera de lo que hoy es Egipto y Sudán.

Valentín Giró rememora esta singular expedición a partir de las palabras de Sebastián Álvaro, creador y director del programa de TVE “Al Filo de lo Imposible”: “Caminamos por una extensión, inabarcable con la mirada, de arena hasta el infinito. Un paisaje provisto de la brutal belleza de la desnudez y la desolación extrema, la región del globo, junto a la Antártica, más deshabitada y hostil con la vida. Si los desiertos siempre son lugares extremos, el desierto líbico lo es más que ninguno: es un desierto dentro de un desierto, que desprende ese sentimiento, mezcla de terror y fascinación que Kant definió como “sublime”

VALENTÍN GIRÓ REFLEXIONA SOBRE LA SERENIDAD CURATIVA QUE PROPORCIONA EL DESIERTO

El desierto es un refugio donde curar las heridas. Valentín Giró, uno de nuestros expedicionarios, aún no se ha repuesto de una experiencia en el K2, donde consiguieron la primera repetición de la ruta Magic Line. Sin embargo, uno de los amigos que le acompañaban, Manel de la Matta, se quedó para siempre en el K2.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *